Terapia & Coaching

Consideramos que la vida en el ministerio es una experiencia maravillosa y como toda aventura, está llena de retos; algunas veces las respuestas no son claras y la tarea se hace difícil; en esos momentos estamos de su lado para apoyarle.

De igual manera, cuando la vida le lleve por caminos que lo conduzcan a mayores retos; cuente con nosotros, permítanos acompañarle recibiendo nuestra Cobertura en el trayecto hacia el crecimiento personal, familiar y ministerial. La Cobertura que ofrecemos consiste en un acompañamiento constante integrando procesos de terapia y coaching.

Terapia

La Psicoterapia es un proceso terapéutico basado en distintas teorías psicológicas y que nos ayuda a resolver problemas y dificultades a través de un aumento de la comprensión de nuestro mundo interno (pensamientos, emociones, sentimientos e incluso ilusiones, sueños y fantasías). Nuestro enfoque psicoterapéutico es bíblico, multimodal y positivo, enfocado, por una parte, en reconocer y atender a las patologías o disfunciones que crean malestar psicologico y, por otra parte, se dirige a identificar fortalezas y recursos internos para prevenir trastornos u obstáculos en el funcionamiento y potenciar el desarrollo personal de los individuos y familias, con objeto de que alcancen una mejor calidad de vida (vida abundante).

¿Qué es el coaching?

El coaching es una práctica profesional crecientemente solicitada por personas, empresas e instituciones que buscan alcanzar logros significativos en su vida personal y/o profesional así como ministerial.

Es una competencia que te ayuda a pensar diferente, -tener otro enfoque- que te permite tomar acción efectiva y con responsabilidad hacia tus objetivos, mientras crece la imagen que tienes de ti mismo, mejoras las comunicaciones y profundizas tus relaciones.

Relación de Cobertura y Autoridad

“Pues también yo soy hombre puesto bajo autoridad, y tengo soldados bajo mis órdenes, y digo a éste: “Ve”, y va; y al otro: “Ven”, y viene; y a mi siervo: “Haz esto”, y lo hace.
Al oír esto, Jesús se maravilló de él y, volviéndose, dijo a la gente que lo seguía: —Os digo que ni aun en Israel he hallado tanta fe”.
Lucas 7:8-12.
Esta historia nuestra muestra a un centurión Romano quien pudo reconocer la autoridad de Jesús el Cristo, porque él mismo tenia la experiencia de estar bajo autoridad, la cual en este caso provenía de Roma mientras que la de Jesús emanaba de Dios mismo. De este pasaje aprendemos el doble efecto de la autoridad, quien está bajo autoridad ejerce autoridad sobre otros.

En esta tierra, Jesús actuó con autoridad porque estaba bajo la autoridad del Padre. Los discípulos de Jesús tenían autoridad espiritual, porque estaban bajo Jesús. Lo mismo acontece hoy en día. Los verdaderos ministros de Cristo tienen autoridad espiritual, porque están bajo la autoridad de Cristo, delegada en el Espíritu Santo (Jn. 14: 16-18), el cual es la verdadera cobertura del ministro, del creyente, y de la iglesia local.

El Reino de Dios se basa en los principios de autoridad espiritual porque Dios es el origen de toda autoridad quién además ofrece su cobertura espiritual a través de los ministerios de Autoridad y paternidad espiritual. La cobertura espiritual es una bendición para aquellas personas que inician y dirigen la obra del Señor, porque reciben protección espiritual para Él, para su familia y para el pueblo que pastorea, proporcionando; refugio, descanso, impartición, apoyo y dirección. Una cobertura es una sombra que cubre, es un abrigo que resguarda, es una fuente de alimento espiritual, de impartición, de unción y bendición.

La Biblia, enseña en Hebreos 13:17 “Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso”

La palabra obedeced es la griega “peizesze”, que significa literalmente: “Dejaos persuadir por”. En otras palabras, lo que quiere decir es que los pastores tenemos la atribución de persuadir, y los fieles deben dejarse persuadir. Todo pastor que inicia o dirige una obra debería estar bajo autoridad, todo pastor debería «tener pastor». Hay pastores que exigen sujeción a la autoridad pero ellos no están bajo autoridad, ellos no tienen pastor.

Toda persona que tiene una cobertura espiritual, recibe los beneficios de estar protegido, alimentado y le sirve como una fuente de bendición para dar a otros.

 

Si deseas más información sobre nuestros métodos de acompañamiento escribe a:
Dr. HECTOR SALINAS AYALA
hectorsali@yahoo.es

 

Más recursos usted puede ver en:

 

 

 

 

 

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *