El ministerio de la mujer

Efesios 4:11-16

Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo;

Gálatas 3:28

Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.

Estos son principios fundamentales del Nuevo Pacto.

En este pasaje de Efesios se nos asegura que el Cristo resucitado nos dio dones, y a partir del don que cada uno ha recibido aporta valor e influye en los resultados del cuerpo de Cristo. Los dones no hacen distinción si es mujer o varón, los dones son para todos aquellos que están en Cristo.

Los mayores problemas que enfrenta la iglesia hoy no están fuera de ella, vale decir en la sociedad, sino, dentro de ella, debido a que las enseñanzas del Nuevo Pacto confronta problemas tales como:

  • Mitos
  • Patrones de pensamientos.
  • Modelos de trabajos.
  • Tradiciones sagradas.
  • Cosas a las que le asignamos alto valor.

Cuatro fases de un cambio de paradigma.

1. Búscalo
Todo cambio de paradigma comienza con una crisis personal en la cual no estas teniendo resultados.
La frase más frecuente en ti es esta: “No me esta funcionando”
Y es el momento donde comienzas a buscar respuestas profundas.
La palabra crisis en chino es WU-WEI y significa cambio y oportunidad.
2. Predícalo
En esta búsqueda desesperada encuentras la respuesta y exclamas ¡Guauu! lo encontré.
Explota en ti un entusiasmo desbordante. Solo que todavía no vez el cuadro completo.
Sin embargo comienzas a hacer afirmaciones inmaduras y especulativas y aún escribes manuales de la visión.
El problema es que aún no has visto el cuadro completo.
3. Vívelo
Aquí es donde la visión comienza a encarnarse en ti.
Hablamos menos y hacemos más, nos convertimos a la visión.
Dejamos de defender la visión para comenzar a ponerla en práctica.
4. Enséñalo
Aquí en donde tienes una clara revelación entonces te conviertes en un agente de cambios.
Comienzas a ayudar a otros a descubrirlo.

En la Red Ministerial Fundamento para la Familia enseñamos el Nuevo Pacto, reconocemos el ministerio de la mujer y por eso entregamos aquí algunas enseñanzas para traer libertad a la comunidad cristiana:

Estudia Teología para un Ministerio de mayor excelencia


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *